Mil días con Nebraska

Desde que se conocieron, nada volvió a ser como antes.

Quizá Nebraska nunca debería haber vuelto, porque, sin lugar a dudas, ella no es lo que David necesita en su vida.

Son polos opuestos: David es educado, dulce, tierno… Nebraska, orgullosamente, es todo lo contrario.

Dos vidas difíciles, dos personas distintas y un estúpido trabajo que los une para formar una sola historia.